ADITIVOS, MAS VIDA UTIL, MENOS VIDA HUMANA

PARTE I : ¿interesan o son necesarios?–

Ya no es cuestión de fijarse en las calorías qué contiene un producto al comprarlo. Se trata del riesgo que supone para nuestra salud, cuando pensamos; si se vende es porque no es nocivo. Pero, ¿porqué algunos aditivos que contienen no son permitidos en otros países? ¿Realmente son imprescindibles para su conservación o se trata de un interés económico de las multinacionales? 

Para aquell@s amantes de su alimentación y salud, ¡aquí hay información clara, sin aditivos!

CONSERVAR NO ES NUTRIR; HAY OTROS INTERESES

Los aditivos son sustancias que se agregan a los alimentos para conservarlos o mejorar su aspecto, pero en muchas ocasiones son prescindibles. Lo peor de todo, son tóxicos y no proporcionan ningún valor nutricional al organismo. 

códigos de aditivos
Siempre han existido, antes se usaban la sal y el vinagre, pero hoy existen alrededor de unos 300 regulados a nivel europeo, de ahí sus identificaciones con el código “E-XXX” en las etiquetas.

Quizá te digas, pero si hay organismos que velan por nuestra salud, como AESAN (Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición) y EFSA (European Food Safety Authority) ¿porqué se siguen comercializando estas sustancias a pesar de sus contraindicaciones probadas en ensayos? 

MULTINACIONALESLa controversia se debe a que estos organismos están formados por personas que provienen de empresas multinacionales privadas a la vez. En otras palabras, es evidente que hay intereses privados.

Entonces te preguntarás; ¿y que alternativas tenemos? Una es vivir en la ignorancia, y luego lamentarnos por las consecuencias, y otra es preocuparnos por lo que elegimos al comer, sin caer en las tentaciones a las que nos exponen.

AUTORIZACION SELECTIVA Y ARTIMAÑAS DEL COMERCIO

Aunque desde que pertenecemos a la UE, existe un organismo exterior que autoriza estos aditivos, luego cada país adapta esta normativa. Por ejemplo, en España hay más aditivos autorizados que en Francia. Éste es un indicador de la discutible seguridad de estos.

Todos los aditivos antes de comercializarse pasan por pruebas en laboratorio para ver si tienen toxicidad. Esta depende de su dosis, según la normativa. 

Así se define el parámetro “IDA”; ingesta máxima diaria admisible de aditivo en ml por kg de peso corporal.

IDAPero resulta que ese mismo aditivo, puede aparecer en diferentes alimentos que comamos al día, por lo que es muy difícil  saber  si  se sobrepasa esta dosis diaria.

Curiosamente el organismo que autoriza y homologa los aditivos es la propia empresa que lanza el producto. Es decir, la propia empresa debe realizar y aportar los estudios y no otros organismos independientes.

Por ello, en los estudios públicos los organismos independientes, que son más objetivos para los intereses públicos, contradicen lo que la empresa dice sobre sus propios intereses. 

Además, no olvidemos la malicia de la industria para  engañarnos. Un caso claro es el aditivo, xantofila, colorante amarillo rojizo, que se les da a las gallinas para obtienen huevos con yema más roja, porque es “sinónimo de calidad”.  También se les da a las truchas asalmonadas y nos lo venden en el mercado como “asalmonada “ cuando no lo son.

HUEVO DE CALIDAD
Y ¿porqué no usan aditivos naturales?
A la industria alimentaria no le interesa porque son más caros. Por ejemplo, sería mejor usar azafrán como colorante para paella, que no esta ni considerado en la lista de aditivos, sin embargo usamos tartracita, colorante amarillo, que puede produce cáncer.

COLORANTEPor ultimo, cuidado con las etiquetas que indican “producto natural”, puesto que lo natural y lo artificial están hechos de Química; esa encantadora combinación de elementos que da lugar a todo lo que tenemos a nuestro alrededor. Lo que quiero decir es que no todo lo químico es nocivo, ni todo lo natural es sano. Así que más vale contrastar la información antes de caer en un miedo irracional a una palabra.

ENFERMEDADES, ALIMENTOS PROCESADOS Y ADITIVOS

Según informes, hasta el 70% de la cesta de la compra de una familia media son alimentos procesados.

Y se sabe que hay una relación directa entre aditivos y alimentos procesados: cuantos más aditivos, más procesado es el producto y menos sano resulta.

¿Y qué ocurre si no podemos dejar de comer algo que es tóxico? Resulta que algunos aditivos alimenticios, crean adicción, van directamente al sistema de recompensa del cerebro con un efecto muchísimo mayor del que podría generar ningún alimento. 

aditivo adictivoComo ves esto no solo trae sobrepeso, lleva encadenadas otras dolencias y enfermedades, como la diabetes, el párkinson o celiaquía.

También el cáncer esta aumentando y esta relacionado con el uso de aditivos. Estos productos son responsables, de enfermedades cardiovasculares, cánceres de estómago y de colon.

¿CONOCES EL EFECTO COCTEL?
Hay otro efecto menos estudiado pero perverso. Algunos aditivos, que por sí solos no son tan peligrosos, al juntarse con otros generan reacciones químicas muy peligrosas. Por ejemplo, acido benzoico con bisulfito de sodio puede producir problemas neurológicos. Pero nadie nos lo explica ni  advierte.

 

Y hasta aquí, la primera parte del post dedicado a los aditivos alimentarios. Espero que haya resultado interesante. Realmente es una introducción a un post mucho mas interesante y practico donde hablare de qué tipos de aditivos estamos tomando con ejemplos muy familiares y cómo evitarlos o usar otras alternativas más saludables.

Recuerda que somos lo que comemos, no te lo pierdas, porque te sorprenderás!

 

Deja una respuesta