QUIMICO Y/ 0 NATURAL

¿Lo natural es mejor que lo químico?

En este post me adentro más en el mundo de la química para aclarar la errónea percepción de su concepto.

Es muy habitual asociar el término “natural” con algo bueno o saludable y opuesto con el termino de “sintético”, “artificial” y «químico».

 

De hecho, muchas personas asocian la palabra química con «pesticidas, venenos, drogas o explosivos».

Además, los alimentos naturales están formados de compuestos químicos lo que reafirma la idea de que separar ‘lo químico’ de ‘lo natural’ es absurdo».

La realidad es que las sustancias químicas pueden ser naturales o sintéticas.

LOS ALIMENTOS NATURALES SON COMPUESTOS QUÍMICOS

HEXANAL

 

 

 

 

Para aclarar lo que quiero decir, daré algunos casos prácticos de alimentos muy comunes. Por poner un ejemplo, los huevos que comemos contienen ácido octadecadienoico y los arándanos, una fruta muy recomendada, tiene hexanal, alfa-terpinaol, benzaldehído y etil-3-metilbutanoato.

 

Todos esos ingredientes de nombres raros, no son aditivos ni conservantes añadidos a estos alimentos naturales cotidianos, sino que están presentes en ellos.

Es decir, sin tener en cuenta los posibles aditivos, todo lo que comemos está compuesto por moléculas, tanto orgánicas como inorgánicas y elementos, por lo tanto es química. 

CUIDADO CON LA QUIMIOFOBIA

Más de uno se asustaría al decirle que buena parte de lo que come contiene un potenciador de sabor llamado cloruro sódico o un conservante con la fórmula C12H22O11 (sacarosa). La realidad es que son tan conocidos como sal común y azúcar.

Por otro lado, evidentemente puede estar justificado de alguna manera el recelo hacia el abuso de ciertos productos químicos en la alimentación. 

Pero esta duda puede ser resuelta gracias a la ciencia, que estudia los compuestos y su efecto en los seres vivos quienes determinan qué sustancias podemos consumir y en qué cantidad, o si no deben siquiera consumirse. 

De hecho, toda sustancia puede ser perjudicial a determinadas cantidades: por ejemplo, tomarte 6 litros de agua en un par de horas te puede matar por una intoxicación de agua llamada hiponatremia.

¿POR QUÉ SE SINTETIZAN LOS COMPUESTOS?

El hombre siempre busca comprender el complejo pero fascinante mundo de la química natural para tratar de imitarla. Para ello, formula mediante un proceso químico medicamentos o productos de uso común, conocidos como productos sintéticos, a partir de plantas, minerales o animales.

Al sintetizarlos se intenta obtener un compuesto más concentrado y puro que los que encontramos en la naturaleza con un efecto más potente, pero los efectos secundarios pueden ser muy severos e incluso cancerígenos y es esa la principal diferencia entre la química natural y sintética.

REACCIONES QUIMICAS NATURALES O SINTETICAS

Hay productos que resultan a partir de reacciones químicas que ocurren independientemente del ser humano y se consideran “naturales” y, otros resultan de reacciones químicas que si dependen de la intervención humana y, sin embargo, se siguen considerando naturales.

Un ejemplo muy común es la sal de mesa. Esta se forma por esta reacción química:

Na (sódio, metal venenoso) + Cl (cloro, gas venenoso) ——>  NaCl (sal de mesa)

También se puede encontrar NaCl de forma natural en el mar o en lagos subterráneos. De hecho, el hombre encontró la sal en la naturaleza y, después, aprendió a reproducirla sintéticamente.

Por otro lado, un ejemplo de un producto que no existe como tal en la naturaleza es la elaboración de un  bizcocho. Es el ser humano que provoca unas condiciones necesarias para que tengan lugar una serie de reacciones químicas en el horno. En este caso se habla de una reacción química sintética y el bizcocho también, aunque culturalmente, se acepta como natural.

Lo que sí esta claro es que las reacciones químicas -que son ganancia, pérdida o compartición de electrones entre átomos- son las responsables de transformar lo natural en sintético.

LO NATURAL  NO TIENE PORQUE SER SANO

Cada vez parece más frecuente escuchar personas del tipo: “es totalmente natural, por lo que es mucho mejor”, pero eso es un razonamiento altamente equivocado. Bueno y natural no son equivalentes.

Imaginaros que paseáis por el campo, y de repente os topáis con un ejemplar de una seta cuya parte superior tiene un color verdoso, y el resto de la misma es blanca..¿Sana? En este caso, no. La seta a la que nos referimos es un ejemplar de Amanita phalloides, un producto de la naturaleza, pero que no deja de ser muy tóxico, hasta el punto de que la ingestión de tan solo 20 g nos puede provocar la muerte. Este es un ejemplo muy claro de que los alimentos naturales no tienen por qué ser siempre más sanos.

 

Para terminar, hago mención a una figura fundamental en ciencia: Paracelso. Este alquimista y médico suizo pronunció una de las frases más importantes en el mundo de la toxicología y la medicina de nuestros días: «Nada es veneno, todo es veneno: la diferencia está en la dosis».

Deja una respuesta